Arranca consorcio para el desarrollo de Bioturbusina en México

420
  • La Bio-Turbosina es una realidad, ya previamente General Electric nos platicó de sus avances, y México con apoyo del Fondo Sectorial Conacyt-SENER-Sustentabilidad Energética arranca actividades el Centro Mexicano de Innovación (CEMIE) en Bioturbosina.
  • IPICYT firma acuerdo de entendimiento con las empresas Aeroméxico, ASA y Boeing para impulsar el uso del biocombustible en aviación

Tal y como anunciamos previamente en nuestra “Entrevista a General Electric” como premisa de las innovaciones en relación al cuidado del medio ambiente, el desarrollo de la Bioturbosina en México ya es una realidad, toda vez que el pasado miércoles 24 de Febrero, , en el Aeropuerto de la Ciudad de México, las empresas Aeroméxico, ASA y Boeing firmaron un acuerdo de entendimiento con el Instituto Potosino de Investigación Científica y Tecnológica (IPICYT) para poner de manifiesto su intención de participar en el Centro Mexicano de Innovación de Bioturbosina (CEMIE-Bioturbosina), para aumentar el uso de biocombustibles sustentables de aviación.

Tecnopia-161801

Como parte del Fondo Sectorial “Conacyt-SENER-Sustentabilidad Energética”, el año pasado el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) y la Secretaría de Energía (SENER) lanzaron la convocatoria de Centros Mexicanos de Innovación en Biocombustibles, en la cual el IPICYT desarrolló el proyecto de investigación “CEMIE-Bioturbosina”.

A través del acuerdo signado, el IPICYT dirigirá el consorcio para el desarrollo de biocombustibles de aviación más amplio y que involucra a 17 instituciones, entre ellas Aeroméxico, ASA y Boeing; nueve Centros Públicos de Investigación Conacyt; Petróleos de México (PEMEX), QENER y Tratamientos Reciclados del Sureste; el Instituto Mexicano del Petróleo; Instituto Masdar de Ciencia y Tecnología en Emiratos Árabes Unidos y el Instituto Mixto BioEnergía en EE.UU. (JBEI).

En su oportunidad, el Mtro. Luis Gabriel Torreblanca, director adjunto de Desarrollo Tecnológico e Innovación del Conacyt y quien fungió como testigo de honor, dijo que esta alianza surge como una gran oportunidad para probar en la práctica los desarrollos científicos y tecnológicos que se generan desde la academia: “en el contexto nacional, se unen los esfuerzos de las líneas aéreas y el de investigación del CEMIE, para usar combustibles más amigables con el medio ambiente”, aseguró.

El Conacyt junto con la SENER y las instituciones participantes financiarán este esfuerzo durante 4 años, con el objetivo de desarrollar un modelo de negocio autosustentable. La investigación se centrará en fuentes de biomasa, producción de combustible, sustentabilidad y evolución de ciclo de vida y desarrollo de mercado de biocombustibles para la aviación.

Los cultivos destinados para la aviación en México incluyen Jatropha y Salicornia tolerante a la sal, así como materia proveniente de aguas residuales. Se espera que este proyecto cumpla con los criterios de sustentabilidad establecidos por la Mesa Redonda sobre Biomateriales Sustentables (RSB en Inglés).

El uso de biocombustible producido de manera sustentable reduce el ciclo de vida de las emisiones de dióxido de carbono de 50 a 80 por ciento comparado con combustibles fósiles, de acuerdo al departamento de energía de Estados Unidos.

Los Centros Mexicanos de Innovación en Energías Renovables (CEMIE) están integrados por Instituciones de Educación Superior y Centros de Investigación que han desarrollado un conocimiento tecnológico relevante en energías renovables y por empresas interesadas en el uso de las tecnologías desarrolladas para cada tipo de energía.

Fuente: CONACYT

 


¿Quieres recibir más información como ésta? Síguenos en Facebook y en Google + para mantenerte actualizado con las últimas novedades.

O puedes utilizar los siguientes botones para Compartir en Redes Sociales: