El nuevo programa “Brilliant Learning” de GE capacitará a los trabajadores para los empleos del futuro

520

por Tomas Kellner

Jesse Schrimpf no estudió una carrera sobre fabricación de aditivos, pero cuando una impresora 3D apareció en su planta en Waukesha, Wisconsin, el ingeniero de GE Healthcare decidió darle un giro a la máquina y hacer un diseño inteligente de bandeja que permitió agilizar las tareas de los trabajadores y mejorar una línea de producción.

Los rediseños de producción tienden a ser costosos. Normalmente, Schrimpf diseñaría un nuevo molde, ordenaría a un proveedor un prototipo que costaría hasta 20,000 dólares y esperaría hasta cuatro semanas para la entrega. Lo probaría, haría retoques y repetiría el proceso.

Pero con la impresora 3D a su disposición, pudo imprimir un molde en sólo dos días en el sitio y por solo mil dólares. La impresora, que crea objetos 3D directamente desde un archivo de computadora, le permitió incorporar cambios en la próxima versión de diseño con su teclado y un ratón. “Estas bandejas son sólo un facilitador para un mayor proyecto de automatización”, dice el jefe de Schrimpf, Jimmie Beacham. “Ayudará a los trabajadores a concentrarse en tareas en las que puedan agregar más valor y ahorrar dinero significativo a la fábrica”.

Schrimpf es el elemento de promoción del nuevo programa de “Brilliant Learning” de GE que la compañía está lanzando para empleados de todo el mundo esta semana. Incluye “cursos en línea abiertos masivos en varios idiomas, talleres, campamentos de entrenamiento de inmersión en la fabricación ‘lean’ y otros entrenamientos diseñados para ayudar a los empleados a prepararse para la llegada a la fábrica de impresión 3D, big data, robótica, y otras tecnologías avanzadas.

Jesse Schrimpf con su molde impreso en 3D (blanco) y una bandeja (negra) en el avanzado centro

El modelo de “Brilliant Learning” se alimenta de la idea de la “Brilliant Factory”, una planta que utiliza grandes datos, sensores de software, nuevos métodos de fabricación y robótica para aumentar la productividad. “Vamos a ver continuamente nuevas ideas, tendencias y tecnología”, dice Hayley Davis, líder global en la cadena de suministro de GE, quien ayudó a diseñar el plan de estudios. “Una gran parte de esta fábrica brillante se está asegurando de que estamos listos para aprovechar algunas de esas cosas”.

La impresión en 3D crea los objetos desde cero, agregando una capa tras otra sin ningún desperdicio. “Disminuye el precio de la complejidad”, dice Jennifer Cipolla, quien dirige el Centro de Tecnologías Aditivas de GE. Crédito de la imagen: Mark Trent.

Capacitar a decenas de miles de empleados puede ser una tarea difícil. GE está confiando en “masivos cursos abiertos en línea”, o MOOCs, para primero “aumentar la conciencia sobre los elementos clave”, dice Davis. “Necesitamos que todos comprendan la mecánica de la Brilliant Factory y por qué es importante. Este es el nivel básico del programa de aprendizaje”.

A continuación, dijo Davis, se llevarán a cabo clases en persona para los empleados en las fábricas de GE que muestran aplicaciones brillantes como el taller “moonshine”, que anima a las personas a encontrar soluciones a medida para sus necesidades específicas de negocios en lugar de ir a buscarlas al mercado. La compañía también planea invitar a expertos externos e instituciones académicas para compartir sus ideas y mejores prácticas.

Davis dice que al igual que Brilliant Factory, el Brilliant Learning seguirá creciendo y evolucionando. Davis quiere que el plan de estudios se convierta en una forma de vida que permita a empleados como Schrimpf aprovechar las herramientas que Brilliant Factory pone a su disposición. “¿Qué pasaría si hay más partes del proceso de fabricación que podrían hacerse más eficientes con la impresión 3D?”, dice. “Queremos que los empleados pregunten: ‘¿Cuál es la forma más rentable? ¿Qué tiene más sentido? ¿Cuál es la forma más segura de hacerlo? Hay muchas maneras diferentes de hacer una fábrica brillante”.


Fuente: Ge Reports Latin America