¿Las plantas tienen consciencia? ¿Se comunican? ¿PIENSAN?

520

Por David Fragoso

  • Un científico afirma que las plantas sienten, se comunican, tienen consciencia y como si de Ciencia Ficción se tratara, muy al estilo de la Película Avatar, juntas forman una red neural alrededor del planeta.

Tecnopia-mg22429980.400-1_800

Hace relativamente poco tiempo, una espectacular entrevista salió a la luz, mediante el diario “La Vanguardia”, una entrevista tan trascendente para el mundo. Sin embarrgo otra postura muy ácida por parte de 33 científicos rebate completamente cualquier posibilidad de considerar cualquier conclusión cercana a las opiniones del Dr. Stefano Mancurso.

A lo largo de la historia, situaciones similares han vivido diferentes científicos que tras publicar o difundir sus observaciones y conclusiones, deben enfrentarse a otro grupo, que busca menospreciar su trabajo y las horas que invirtió para su fin.

Es por ello que Tecnopia presenta en este espacio ambas posiciones, dado que nuestra postura como medio de difusión debe ser neutra, consideramos delicado el tema de difamar o desprestigiar cualquier postura, toda vez que para cualquiera de las posiciones, es requerida necesariamente una tercera opinión que busque o bien comprobar los pronunciamientos del Dr. Stefano, o por el contrario, esta busqueda termine por dar la razón a esos otros 33 científicos, que dicho sea de paso, se pronuncian y debaten el tema pero se andan por las ramas, toda vez que deciden confrontar la postura en base a terminología simplista y cuestiones de tipo común, en lugar de un consciensudo análisis, como al que hace referencia el neurobiólogo vegetal Mancuso.

En primer lugar, y no porque sea este el orden cronológico de las puiblicaciones, compartimos lo que desde luego podemos encontrar íntegra desde su fuente
http://www.lavanguardia.com/lacontra/20150331/54428628868/la-contra-stefano-mancuso.html

“Tengo 49 años. Vivo en Florencia, soy docente de la universidad. Fundé y dirijo el Laboratorio Internacional de Neurobiología Vegetal. En Europa las personas validas no están interesadas en hacer política, que se ha dejado a personas de segundo o tercer nivel. Soy católico”. – Stefano Mancuso.

Stefano Mancuso, neurobiólogo vegetal/Fuente: VanguardiaStefano Mancuso, neurobiólogo vegetal/Fuente: Vanguardia

Las plantas sienten?
Mucho más de lo que sentimos los animales. Y no es mi opinión o percepción, es una evidencia científica.

No es usted un iluminado.
No. Sabemos que perciben los cambios eléctricos, el campo magnético, el gradiente químico, la presencia de patógenos…

¿Oyen, ven…?
Las plantas tienen nuestros cinco sentidos y quince más. No tienen ojos y oídos como nosotros, pero perciben todas las gradaciones de la luz y las vibraciones sonoras.

¿Y les gusta la música?
Ciertas frecuencias, sobre todo las bajas (entre los 100 Hz y los 500 Hz), favorecen la germinación de las semillas y el crecimiento de las plantas hacia la fuente de ese sonido, que equivale a frecuencias naturales como la del agua que corre, pero hablar o cantar a las plantas es perder el tiempo.

¿Hay sonidos bajo tierra?
Se ha descubierto que las raíces producen sonido y son capaces de percibirlo. Eso sugiere la existencia de una vía de comunicación subterránea.

Tampoco tienen nariz.
Su olfato y gusto son muy sensibles. Perciben las moléculas químicas, es su modo de comunicación, cada olor es un mensaje. Y tienen tacto, basta ver a cámara rápida cómo palpa una planta trepadora.

¿Y dice que se comunican?
Se comunican con otras plantas de la misma especie a través de moléculas químicas volátiles, mandan por ejemplo mensajes de peligro. Si un insecto se le está comiendo las hojas, la planta produce al instante determinadas moléculas que se difunden kilómetros y que avisan de que hay un ataque en curso.

¿Y cómo se defienden?
De muchas maneras. Pueden aumentar sus moléculas venenosas o producir proteínas indigeribles para el insecto. Muchas plantas al ser comidas por un insecto emiten determinadas sustancias para atraer a otros insectos que lo depreden.

Eso es comunicación entre especies.
Las plantas producen muchas moléculas químicas cuyo único objeto es manipular el cerebro de los animales, en ese contexto se inscriben las drogas.

Un ejemplo…
Estudios recientes demuestran que un naranjo o un limonero en flor actúa de diferente manera según la cantidad de polen que lleve el insecto. Si lleva mucho polen, aumenta en el néctar la cantidad de cafeína para activar su cerebro, para que se acuerde de esa planta y vuelva. Si lleva poco polen, corta la cafeína.

¿Inteligencia vegetal?
Si inteligencia es la capacidad para resolver problemas, las plantas son capaces de responder de manera adecuada a estímulos externos e internos, es decir: son conscientes de lo que son y de lo que las rodea.

¡Eso es mucho!
Hemos ignorado cómo funciona el 99,7% de la vida en el planeta y no podemos permitírnoslo porque nuestra dependencia del reino vegetal incluye -además del aire, la comida y los fármacos- la energía (los combustibles fósiles son depósitos orgánicos).

Desconocemos el 90 por ciento de las plantas.
En su evolución las plantas han producido millones de soluciones que son muy distintas de las que han producido los animales. Hasta ahora el hombre ha basado su tecnología en cómo estamos hechos nosotros: un centro de mando y una jerarquía de órganos, y así se organizan nuestras sociedades, gobiernos, máquinas…

Hay otro mundo en el que inspirarnos.
Estudiar las plantas nos dará una cantidad ingente de posibilidades tecnológicas. Por ejemplo, las redes: una red de internet y un conjunto de raíces son muy similares. Pero las plantas son redes vivas, imagine lo que podemos llegar a aprender de ellas.

¿Son altruistas?
Compiten con otras especies y cooperan si son del mismo clan. Pero hay algunos ejemplos extraordinarios en los que podemos hablar de un alto grado de altruismo. Hay una investigación muy hermosa que se hizo hace cuatro años en Canadá.

Cuénteme.
Se aisló a un gran abeto del acceso al agua, y los abetos de alrededor le pasaron sus nutrientes durante años para que no muriera. Las plantas son organismos sociales tan sofisticados y evolucionados como nosotros.

¿Cuidan de su prole?
En las plantas observamos el cuidado parental que observamos en los animales más evolucionados. En un bosque denso, para que un árbol recién nacido adquiera cierta altura para poder hacer la fotosíntesis y ser autosuficiente han de pasar al menos diez o quince años durante los cuales será alimentado y cuidado por su familia.

¿Dónde tienen el cerebro?
Las neuronas son las únicas células en los animales que producen y transmiten señales eléctricas. En las plantas, la mayor parte de las células de su cuerpo lo hacen, y en la punta de las raíces tienen muchísimas. Podríamos decir que toda la planta es cerebro.


Tecnopia-DirectScience

Por otro lado, las declaraciones que pueden leerse en el siguiente vínculo, cuentan lo siguiente, publicación publicada bajo el TRENDS in Plant Science Vol.12 No.4 SCIENCE DIRECT
http://blumwald.ucdavis.edu/papers/Alpi%202007.pdf

En los últimos tres años hemos sido testigos del nacimiento y propagación de una idea provocadora en las ciencias de las plantas .
Sus defensores han sugerido que las plantas superiores tienen nervios, sinapsis, el equivalente de un cerebro localizados dentro de la fisiología vegetal, biología celular vegetal o
señalización.

Comenzamos declarando simplemente que no hay pruebas de estructuras tales como neuronas, sinapsis o un cerebro en las plantas.

El hecho de que el término ” neurona ” se deriva de un griego palabra que describe una “fibra vegetal” no es un convincente argumento para reclamar este término para la biología de las plantas . Nos deja
considerar los argumentos erróneos que se han puesto remitir a apoyar el concepto de ‘neuronas’ de la planta. Por esto la controversia, las células que contribuyen al transporte de auxina se equiparan a las cadenas de neuronas, y se argumenta que el transporte de auxina
se produce a través de un mecanismo de tráfico basado en la vesícula concertada de «transporte célula-célula -como neurotransmisor ‘

Ahí son dos dificultades inmediatas con este razonamiento. Los neurotransmisores no se transportan de célula a célula Sobre largas distancias. La evidencia de que la auxina es atrapada dentro de las vesículas exocytic es débil.

Esta noción es difícil de conciliar con la distribución reconocida y la función de las familias PIN y AUX de transportadores de auxina,que es localizar a diferentes dominios polares de la membrana de plasma y hacer un ciclo hacia y desde los compartimientos endosomales a la membrana plasmática bajo el control de auxina. Junto con la subfamilia de la glicoproteína P de
proteínas de transporte de auxina ABC Que parecen funcionar coordinadamente con proteínas transportadoras de flujo de salida PIN, estas las actividades de transporte son suficientes para dar cuenta de las conocidas tasas de transporte de auxina polares, y no se sientan cómodamente con la idea de vesículas MEDIAT aún siquiera dentro de estructuras microscópicas de nivel sub-celular.

Otro obstáculo fundamental con respecto al concepto de la neurobiología planta es la ocurrencia común de plasmodesmos en las plantas. Su existencia plantea un problema para la señalización desde un punto de vista electrofisiológico dado su extenso acoplamiento eléctrico, excluiría la necesidad de cualquier transporte de célula a célula de un ‘tipo-neurotransmitter’ compuesto – que conduce Eric Brenner en el discutir
que “estas conexiones citoplasmáticas han descrito un mal papel en el acoplamiento eléctrico entre la planta adyacente polarizada Células. De hecho, un gran número de plasmodesmas ocurren entre las células que contribuyen al transporte de auxina polar, pero su existencia se ha descuidado dentro de la planta, campo de la investigación de la hormona. Dada la existencia de plasmodesmas,
no hay una razón a priori qué hormonas vegetales no debe ser transportado a través del citosol symplastic. De hecho, la presencia de afluencia y de flujo de salida transportadores para auxina en la membrana plasmática sugiere que la auxina está presente en el citosol. Así que, o auxina es efectiva excluido en plasmodesmas, o que no entra en el citosol hasta que llega a las células de la zona de extensión donde se toma y luego puesto en libertad para ejercer sus efectos. Está claro que hay todavía muchas incógnitas que rodean el transporte de auxina, y el papel (si existe) de plasmodesmos en este proceso sigue siendo tan enigmático como lo era hace casi 15 años. Podría ser
argumentó que la auxina se recoge en vesículas a través de endocitosis y se mueve por el tráfico vesicular al plasma de oposición en algún lugar de las raíces, y una inteligencia. La idea ha atraído un número de adherentes, en la medida en que en reuniones ahora se han realizado en diferentes países un interés para abordar el tema, y una sociedad internacional dedicada a neurobiología planta ha sido fundada. Estamos preocupados con la lógica detrás de este concepto. Nosotros sostenemos que la neurobiología de planta membrana donde se libera por exocitosis, y que este proceso se repite continuamente a lo largo del eje de transporte. Sin embargo, este modelo no debe confundirse con actos en
nervios y en la sinapsis.

Por lo tanto, estamos mejor informados acerca de estas incongitas científicas, o mejor guiados hacia su resolución, ¿Pero el concepto de neurobiología en una planta? Las células vegetales comparten características en común con todas las células biológicas, incluyendo neuronas. Para nombrar sólo unos pocos: las células vegetales muestran la acción potencial, sus membranas puerto de iones dependientes de canales de voltaje, y hay evidencia de neurotransmisor similar en sustancias. Igualmente, en un sentido más amplio, la transducción de señales
y la transmisión a través de la distancia es una característica de las plantas y animales. Aunque en el nivel molecular los mismos principios generales de aplicación y algunos paralelismos importantes se hacen entre los dos principales grupos de organismos, de esta no implica a priori que las estructuras comparables no son suficientes para que exista propagación de la señal en el las células, tisular y de órganos los niveles. Un análisis cuidadoso de nuestro conocimiento actual de la planta y fisiología animal, biología celular y ofrece la señalización de tales estructuras sin evidencia.

Nuevos conceptos y campos de investigación se desarrollan a partir de la síntesis del pensamiento creativo y cauteloso análisis científico. El verdadero éxito se mide por la capacidad de fomentar nuevos enfoques experimentales que se basan en el sólido de puesta a tierra de los estudios anteriores. Los científicos a largo plazo cuentan los beneficios de la investigación en relación con la ganancia a comunidad de ciencia de las plantas. Del concepto de “neurobiología de planta’? Sugerimos que ésta sea limitada, toda vez que es fundada en analogías superficiales y extrapolaciones dudosas.

Reconocemos la importancia de una vigorosa investigación y diálogo sano y aceptar que, como un eslogan, ‘planta neurobiología’ ha servido a un propósito como un foro inicial para debates sobre los mecanismos implicados en la señalización de las plantas.

Ahora instamos a los defensores de la neurobiología a la planta a reevaluar críticamente el concepto y el desarrollo de un intelectual con un fundamento riguroso para ello.

Este artículo fue publicado en 2007.


CONCLUSIÓN PERSONAL

Si bien es cierto que la Ciencia y su conocimiento surgen de una pregunta y una hipótesis para dar respuestas, también es cierto que el Método Científico es requerido para cualquier postura y publicación. Muy dificilmente un hombre de ciencia da su nombre, la cara y sus resultados si en ellos hay lugar a dudas y existiese la posibilidad de poner en riesgo su carrera , su futuro y la credibilidad de su palabra.

Es innegable que muchos de nuestros descubrimientos actuales emanaron primordialmente de la observación. Hacer uso de términos complicados para evidenciar el nivel de conocimiento que el científico posee no es suficiente para poder menospreciar la competencia de las observaciones de alguien.

Hoy en día, hay Universidades que están dando cabida a nuevas tendencias del pensamiento, y en ellas comienza a sembrarse la semilla de conocimientos que anteriormente fueron desprestigiados, difamados y hasta  ridiculizados.

Por ello y por nuestra propia concepción del pensamiento, de la razón y porque todos vamos tras la búsqueda de la verdad, debemos recordar una de las más grandes máximas de la antigüedad: Todas las verdades son medias verdades.

Estos son pasos hacia una nueva concepción de nuestro entorno. Tal vez si el hombre fuese más consciente de su entorno, si lo conociera, lo apreciaría mejor, evitaría devastar bosques o aniquilar plantas. Nuestro mundo es un ecosistema que nos da tanto y del cual cuidamos tan poco, que tal vez la idea de una consciencia planetaria formada por plantas, árboles y/ó animales sea lo que necesitamos para comenzar a cuidar de nuestros recursos naturales.

En este momento, pudiéramos creer o negar en afirmaciones como las que hemos presentado anteriormente, sin embargo, invitamos al debate y a la reflexión. Es un hecho innegable que las plantas, los árboles y el resto de los seres vivos requieren de elementos fuera de su control para su existencia. El ser humano ahora es capaz de contaminar el aire, pero no puede evitar aún el movimiento síncrono de la Tierra y sus estaciones. Esa limitación es comparable con nuestro nivel de conocimiento respecto de lo que nos rodea. Este es un tema que invita a la búsqueda de la verdad, al tiempo que nos hace recordar que por mucho que tratemos de negar una verdad a la vista de todos, ésta llegará tarde o temprano. La religión tal vez haya sido culpable de un oscurantismo, pero este puede y debe o debió ser pasajero y en ese tenor, debemos sumar esfuerzos en pro de nuestra propia evolución, e involución.