Los líderes mundiales unidos para combatir el cambio climático

273

por Robert Orr, Decano de la Escuela de Política Pública de la Universidad de Maryland y asesor especial del Secretario General de la ONU sobre Cambio Climático

A raíz del terremoto electoral en Estados Unidos, muchos medios de comunicación se centraron febrilmente en si el presidente electo Donald Trump podría o trataría de “cancelar” el Acuerdo de París sobre el cambio climático, como afirmó en la campaña electoral. Esta historia, sin embargo, no es tan interesante como la historia real que ha surgido en Marrakech, Marruecos, donde más de 190 gobiernos se han reunido para avanzar en la aplicación del nuevo acuerdo global que acaba de entró en vigor el 4 de noviembre de 2016.

China y Arabia Saudita, que tradicionalmente no han sido entusiastas del cambio climático a lo largo de los años, declararon que combatir el cambio climático está en sus intereses nacionales y que planean continuar sus esfuerzos climáticos independientemente de lo que haga el gobierno estadounidense. De hecho, decenas de gobiernos de todos los rincones del mundo han hecho eco de este sentimiento. Pero tan claro como los discursos han sido sobre este punto, las acciones han sido aún más claras.

Los gobiernos de todos los rincones del mundo están votando: 110 países que representan más del 75 por ciento de las emisiones globales de gases de efecto invernadero han ratificado el Acuerdo de París. No están esperando a ver qué sucede el 21 de enero. Saben que todos son vulnerables y que el fomento de la resistencia al cambio climático a sus economías, ciudades y agricultura es manifiestamente de su interés.

Saben que la energía sostenible, la infraestructura, la agricultura y el transporte son sectores de rápido crecimiento de sus economías. Sólo en el sector de la energía, a medida que el precio de la energía eólica y solar se ha desplomado con la innovación tecnológica, hemos presenciado tres años consecutivos en los que la mayoría de la capacidad energética recientemente instalada en el mundo ha sido en energías renovables, no en petróleo, gas ni carbón. Cuando el mercado dice esto claramente, los políticos exitosos escuchan.

Entre las numerosas reuniones en Marrakech, más de 30 jefes de Estado de África se reunieron para centrarse en la energía renovable, la infraestructura sostenible y la agricultura inteligente para el clima. Se reunieron con inversionistas, instituciones financieras y empresas atraídas al continente con muchas de las economías de más rápido crecimiento del mundo.

Asimismo, alcaldes y gobernadores de todo el mundo convergieron para revisar sus compromisos climáticos, elevar sus ambiciones y atraer mayores inversiones en sus planes. Están viendo un gran éxito: hacer acuerdos, ampliar las inversiones y la planificación de asociaciones

Cada vez más, las finanzas privadas están abriendo el camino a la transformación económica. Las tendencias son claras. El mercado de bonos verdes continúa expandiéndose rápidamente, en volumen, por la diversidad de emisores públicos y privados y por geografías.

La huella de carbono se está convirtiendo en un lugar común, y el Compromiso de Carbono de Montreal ya ha asegurado firmantes con más de 10 billones de dólares en activos. En 2014, la Coalición para la Descarbonización de Carteras se propuso descarbonizar 100,000 millones de dólares en activos bajo administración y ha superado drásticamente las expectativas, habiendo logrado descarbonizar más de 610,000 millones de dólares en activos.

Mientras que periodistas y expertos especulan sobre el futuro de la política climática americana, la economía real sigue adelante. La pregunta de los más de 30,000 participantes de la Conferencia de las Partes de Marrakech fue: “¿Puede el Acuerdo de París sobrevivir a la administración Trump?” Al final, la pregunta fue: “¿Podrán los Estados Unidos competir en el siglo XXI si intentan combatir la marea científica, tecnológica, económica y política del cambio climático?”.

(Imagen superior: cortesía de Getty Images.)