Nubes hexagonales en Saturno: el huracán perfecto.

514
  • En Abril del 2013, los científicos tuvieron oportunidad de observar, por primera vez en alta definición, el huracán que azota al planeta Saturno justo en su polo norte.
  • La nave Cassini obtuvo imágenes de cerca, en luz visible, del mismo. La importancia de este hecho radica en los posteriores estudios realizados para establecer diferencias con los huracanes terrestres.
Imagen en falso color de la "estructura hexagonal" del huracán, dos mil km. de ancho, vientos de 530 km/h y el gran ojo central. Credit: NASA. Misión Cassini.
Imagen en falso color de la “estructura hexagonal” del huracán, dos mil km. de ancho, vientos de 530 km/h y el gran ojo central. Credit: NASA. Misión Cassini.

Se determinaron similitudes como un ojo central sin nubes o con nubes muy bajas, nubes altas que forman la pared del ojo, otras nubes altas que giran alrededor del ojo y la dirección de giro, en contra de las manecillas del reloj en el hemisferio norte, tal y como sucede en la Tierra.

¿Y las diferencias? La diferencia más notable es que el huracán da vueltas dentro de un mismo patrón climático de seis lados conocido como hexágono girando sorprendentemente rápido. Sus vientos alcanzan casi los 600Km/h, así el viento en la pared del ojo sopla más de cuatro veces más rápido que los vientos huracanados en la Tierra. A diferencia de los terrestres, los cuales tienden a moverse, el huracán de Saturno está atrapado dentro del polo norte del planeta. En la Tierra, un huracán tiende a desplazarse hacia el norte debido a las fuerzas que actúan sobre los rápidos remolinos de viento mientras el planeta rota, sin embargo, en Saturno no se desplaza y ya está lo más al norte que puede estar: “el huracán polar no tiene otro sitio para ir y por eso probablemente está fijo en el polo”, señala Kunio Sayanagi, científico de la misión Cassini desde la Universidad de Hampton. Otra diferencia que aportan las imágenes de Cassini apuntan a que el huracán de Saturno parece sobrevivir a base de las pequeñas cantidades de vapor de agua presentes en la atmósfera de hidrógeno del planeta, mientras que los terrestres se alimentan del agua caliente de los océanos. Esta cuestión es fundamental para los científicos puesto que entender cómo las tormentas saturninas son capaces de utilizar el poco vapor de agua que tienen a su disposición podría ayudar a comprender mejor cómo se forman y cómo evolucionan los huracanes terrestres.

En la actualidad, el huracán más potente registrado en nuestro planeta es el huracán Patricia, en Octubre del 2015, con categoría 5. Los vientos alcanzaron una velocidad de 400 km/h azotando las costas mexicanas. Afortunademente, a medida que iba avanzando fue perdiendo fuerza estableciéndose la categoría 2. Imágenes obtenidas desde la ISS, de éste y otros huracanes, son utilizadas para poder estudiar el inmeso hexágono de Saturno.

Fuente: www.nasa.gov Misión Cassini.